Las convicciones religiosas ¿hacen un mundo mejor?

Un artículo reciente en la revista Nature plantea esta relación entre la religiosidad de las personas y su compromiso social, expresando que tal efecto parece funcionar independientemente de las creencias particulares de una persona.

Mediante la realización de entrevistas variadas y guiadas a diferentes grupos, se fue buscando descubrir, a través de procedimientos psicológicos, la tendencia que imprimen las convicciones religiosas en las personas, y cómo esto influye en el desempeño social de las mismas.

Los conceptos religiosos promueven la cooperación. (Traducción)

Efecto que parece funcionar independientemente de las creencias particulares de una persona.

 

La influencia de fuertes convicciones religiosas y civiles en las personas podría influir en su grado de generosidad.

La creencia en Dios puede haber promovido la evolución del comportamiento cooperativo, dicen los psicólogos canadienses. Encontraron que las personas con fuertes convicciones religiosas se presentan más generosas, independientemente de que se declaren creyentes.

Las nociones de responsabilidad civil también promueven la cooperación, lo que sugiere que la religión podría fomentar el altruismo mediante la invocación de un juez omnisciente de comportamiento.

“Una idea que consideramos seriamente fue que Dios, para aquellos que creen, funciona como un agente de policía sobrenatural”, dice el psicólogo Azim Shariff, dela Universityof British Columbia, en Vancouver. “Empezamos a preguntarnos si las responsabilidades cívicas y la religión funciona de manera diferente dentro del inconsciente.”

Para investigar cómo la creencia en agentes sobrenaturales podría influir en la cooperación, Shariff y su colega Ara Norenzayan utilizaron un juego de palabras para introducir sigilosamente conceptos religiosos en las entrevistas con sus sujetos.

Los participantes tuvieron que descifrar frases de cinco palabras (en inglés), dejando caer una palabra ajena en cada una para crear una frase de cuatro palabras. Por ejemplo, “sentía que el espíritu de la erradicación” se convertiría en “sintió el espíritu” [“felt she eradicate spirit the” would become “she felt the spirit,”].  Un grupo-control descifró frases compuestas de palabras no-espirituales.

Por partes iguales

Después de este ejercicio, los participantes jugaron un juego de toma de decisiones económicas. A cada jugador se le dio $ 10 para compartir con un destinatario anónimo.

Los participantes sensibilizados con los conceptos religiosos dieron a su pareja un promedio de 4,22 dólares, en comparación con sólo $1,84 en el grupo control. Pero aquellos que se declararon religiosos antes de realizar el estudio no eran más generosos que los no creyentes.

“El efecto de la religión primordial fue a la vez grande y sorprendente, especialmente teniendo en cuenta que durante las entrevistas finales a los participantes, éstos no eran conscientes de haber sido preparados religiosamente”, dijo Shariff.

Un segundo estudio introdujo un tercer grupo, preparado con palabras relacionadas con la responsabilidad cívica como “jurado”, “contrato”, y “policía”. Este grupo se comportó de manera casi idéntica al grupo preparado con conceptos religiosos.

Funciones comunes

“Esta investigación es realmente innovadora”, dice el psicólogo social Adam Cohen en Arizona State University, Tempe. “El sutil imperio de la religión es una de las mayores fortalezas de esta investigación, porque no vuelca a la gente fuera de lo que el estudio es.”

Pero por qué tal imprimación hace que la gente sea más caritativa no está claro. “El hecho de que por las influencias de las instituciones cívicas también se produce un comportamiento más caritativo da algunas pistas”, dice. “Tal vez la religión y las instituciones cívicas tienen ciertas funciones o efectos en común.”

Ya sea que la religión y la responsabilidad cívica son espolones igualmente eficaces para la cooperación aún está por verse. “No podemos comparar la fuerza relativa de la religión y la educación cívica, o establecer analogías ajustados a situaciones del mundo real”, dice Shariff. “Lo que podemos hacer es identificar que ambos conceptos tienen efectos sustanciales en la conducta prosocial.”

 

 

References

  1. Shariff, A. F. & Norenzayan, A., et alPsychol. Sci. (in the press).

Encontramos el articúlo original en la siguente dirección:

http://www.nature.com/news/2007/070723/full/news070723-6.html

 

Deja un comentario